Cuando eres el gracioso de la clase