Cuando armas un juguete y pierdes las piesas